Había una vez...

...un mundo azul que vivía en estado de confort donde todos sus habitantes tenían sus ojos puestos sólo en su propio corazón, todas la mañanas a pesar de tener un nuevo sol, se hacían las mismas cosas, tomar el celular, ir al baño, alimentarse, desplazarse al trabajo, colegio, mercado.. en fin.  Las mismas actividades día tras día. 

El fin de semana era la excepción para algunos, salir, disfrutar del clima, quizás una cena, un postre.

El propio corazón se nutría día tras día haciéndose grande y poderoso, o, frágil, o, intrépido, o silencioso.

 

Hasta que llegó el cambio !

Y el mundo se detuvo, se quedó quieto. Es como cuando vas en el auto o en tren o en el bus y de repente frena y tus pensamientos salen por tus ojos a convivir con el panorámico.

Entraron en vacaciones, la ropa del clóset, toda la ropa, toda. El afán también se tomó sus días, el día y la noche se unieron. Las miradas se cruzaron con mayor frecuencia en los corredores de la casa, la cocina salió de su estado de animación suspendida a se apropió de las manos de todos.

Y el mundo se detuvo, se quedó quieto. Es como cuando vas en el auto o en tren o en el bus y de repente frena y tus pensamientos salen por tus ojos a convivir con el panorámico.

Entraron en vacaciones, la ropa del clóset, toda la ropa, toda. El afán también se tomó sus días, el día y la noche se unieron. Las miradas se cruzaron con mayor frecuencia en los corredores de la casa, la cocina salió de su estado de animación suspendida a se apropió de las manos de todos.

El corazón que sólo pensaba en sí mismo, empezaba a darse cuenta que no estaba sólo, que en la quietud empezaban a surgir preguntas y sentipensamientos. 

El corazón abría los ojos ante la luz del silencio interno, con miedo, con incertidumbre, con soledad, con amor, con esperanza, con humildad, con deseo, con solidaridad, con atención al detalle, con recursividad, con la curiosidad de volver a ser, pero diferente. 

© 2020 Insight Box Marca Registrada

vicenteam@insightbox.com.co | Bogotá - Colombia